Enfermedades y patologías

Tuberculosis

Julia 16/02/2013

La bacteria conocida como Mycobacterium Tuberculosis Hominis (también llamado Bacilo de Koch, en honor a su descubridor) da lugar a una infección conocida como tuberculosis. Se trata de una enfermedad que afecta sobre todo a los pulmones, pero también a los ganglios hilares vecinos, a los bronquios y a la pleura. Además existen otras formas de tuberculosis que afectan a otros órganos, como el cerebro, los huesos, el hígado, el riñón,…

Para el diagnóstico de la tuberculosis el análisis bacteriológico es una de las pruebas más relevantes.

Respecto a la tuberculosis, lleva causando muertes desde la antigüedad, no obstante siempre ha sido de forma irregular (mientras que en unas épocas apenas había casos, en otras causaba innumerables muertes entre las poblaciones). Por suerte a partir de mitad del siglo XX la incidencia bajó notablemente en los países desarrollados.

La tuberculosis es una enfermedad contagiosa. Se transmite por vía aérea, por inhalación de partículas contaminadas que se expulsan por ejemplo al toser. Como vehículo de transmisión de la enfermedad están las propias personas que pueden tener síntomas o no.  Además si un paciente se va curando suele permanecer contagioso aun dos años más, no obstante si no se cura puede permanecer contagioso toda su vida.

Con tratamiento, la tuberculosis se cura actualmente y deja de ser contagiosa aproximadamente en unas 4-6 semanas.

El riesgo de padecer esta enfermedad está también en las condiciones higiénico-ambientales, por la estrechez y persistencia del contacto, por la existencia de enfermedades inmunodepresoras y por la edad.

Las manchas claras en la parte superior de los pulmones indican la presencia de tuberculosis.

Las manchas claras en la parte superior de los pulmones indican la presencia de tuberculosis.

  • Comparte esta nota: